Vestidos negros baratos para cada ocasión

Necesitas tener un par, al menos, de vestidos negros baratos en tu vestidor para hacer uso de ellos en el momento oportuno. ¿Por qué baratos?. Te respondo con otra pregunta. ¿Por qué gastarte más si hay vestidos negros baratos que quitan el hipo?.

Una mujer con estilo y que quiera marcar tendencia, no tiene por qué gastarse una fortuna. Hazme caso. Ten siempre a mano unos cuantos vestidos negros baratos que enfundarte. Lo de ‘barato’ no es despectivo, en absoluto. Hay auténticas cucadas realmente económicas. Para qué gastarse más!!

Vestidos negros

Bigood básico 620,65 €Ver producto


Vestido negro Vovotrade

Casual Vovotrade 6,78 €Ver producto


Vestido Qiyun

Vestido Qiyun 7,49 €Ver producto


Vestido negro Desigual Vest Cris

Desigual Vest Cris 52,45 €Ver producto


 

vestido negro largo Yipgrace

Largo de Yipgrace 15,99 €Ver producto


Mini dress negro

Mini dress   13,99 €Ver producto


vestido negro Bigood túnica

Bigood túnica 591,80 €Ver producto


vestido negro Anni Coco

Vestido Anni Coco 20,99 €Ver producto


vestido negro corto Boho

Vestido  Boho 7,59 €Ver producto


vestido negro Dior business

Dior business 1.744 €Ver producto


vestido a rayas negro y blanco Gigi

Gigi a rayas 9,99 €Ver producto


vestido Miusol negro

Vestido Miusol  25,99 €Ver producto


Vestido negro de gasa Zeagoo

De gasa Zeagoo 25,99 €Ver producto


vestido negro tejano con flecos

Casual con flecos  9,59 €Ver producto


vestido negro de encaje sin mangas

Encaje sin mangas  20,99 €Ver producto


vestido negro de noche

Vestido de encaje 11,48 €Ver producto


vestido negro de coctel

Encaje, cuello V 15,49 €Ver producto


vestido negro bordado

Bordado de tirantes 32,99 €Ver producto


Vestido negro largo de Miusol

Slim Style Miusol 29,99 €Ver producto


vestido negro años 50

Vintage ‘Audrey’ 42,99 €Ver producto


vestido negro ocasional estilo hippie

Ocasional hippie 6,43 €Ver producto


Ver más vestidos baratos de color negro


Ver más vestidos NO tan baratos (pero preciosos) de color negro

Y ahora me dirás: “has puesto aquí unos cuantos vestidos que no son precisamente baratos”. Pues… depende de cada bolsillo. Ese Dior por 1.700 no me parece caro, teniendo en cuenta lo que es (aunque mi sueldo no da para tanto, claro). Es decir, los vestidos negros baratos son baratos o no en función de tus recursos, como todo en esta vida.

Vestidos negros baratos para romper corazones

Los vestidos negros baratos tienen, cada uno de ellos, su momento y su razón de ser. Piensa bien cuando cuándo vas a usar tus vestidos negros baratos cortos o largos. De ello depende que seas percibida como una tigresa o como una honorable dama (sí, la sociedad es así de boba y cruel a veces).

En cualquier caso los vestidos negros baratos, pero bien elegidos, te van a proporcionar siempre siempre siempre un cierto halo de mujer fatal que suele cautivar tanto a ellos (sobre todo a ellos) como a ellas.

Busca y encontrarás: Vestidos de noche negros, vestidos negros baratos de fiesta, vestidos negros baratos para ir a la ofi, o para dar una vuelta…

Analiza bien qué imagen quieres ofrecer y elige adecuadamente, analizando todos los detalles. Uno de esos detalles que no debes pasar por alto es el maquillaje que usarás para lucir tu vestido negro barato.
Si no hay sintonía entre el maquillaje y el vestido negro, apaga y vámonos.

Recuerda que un vestido negro barato, sobre todo si es barato, pedirá siempre que ilumines tu cara. Dale luz (luminosidad) a tu rostro. Y en cuanto a aplicar colores, no te equivocarás nuca usando rojos, verdes, y morados. Todos combinarán realmente bien con tus vestidos negros baratos.
Desde L’Oréal Paris, por ejemplo, nos aconsejan que para eventos y fiestas nocturnas, intentemos huir de los tonos demasiado pastel o naif, y que apostemos por una opción más intensa y cañera. Para lucir vestidos negros baratos o caros, hay que lucir intensidad y color. Porque tú lo vales.

¿Cómo combinar un vestido negro barato?

Combinar un vestido negro barato. Parece fácil ¿no?. Bueno, lo es, según para quien y según de qué vestido estemos hablando. No te plantees tus complementos y/o accesorios de la misma manera si luces
vestidos negros baratos de encaje que si llevas vestidos negros baratos más clásicos.

A ver, zapatos!
Si lo tuyo es ir de cóctel, salir a tomar una copa en un ambiente selecto y divertido, o acudir a una cena de negocios, debes recordar que los pies son el espejo del alma.
Sin unos zapatos con glamour ( y esto no implica que deban ser caros) mejor no salgas de casa. Un calzado negro de tacón aguja, cerrado o de punta abierta, será una de las mejores opciones para que nuestros vestidos negros baratos luzcan fantásticos. Un buen vestido negro barato, debe complementarse con unos tacones que lo exhiban.

Las sandalias de tacón son una alternativa exquisita a la anterior.

Y recuerda: vestidos negros baratos… con medias negras en los casos más comunes y justo lo contrario, con medias fluorescentes de colores, si quieres mostrarte transgresora.

Si eres recatada puedes optar por completar tu atuendo con una collarcito de perlas y con pendientes y pulseras pequeñas, no demasiado llamativas. No olvides recoger tu pelo para que esos pequeños pendientes luzcan como deben.

Suele combinar muy bien, si no eres de perlas, un collar con motivos del mismo color: negro.

¿Vestidos negros baratos cortos o vestidos negros baratos largos?

Otra buena pregunta.
Se nos casa nuestra mejor amiga –o la peor- y la boda es por la tarde o por la noche. ¿Cuál de tus vestidos negros baratos eliges?

Para empezar… uno que estrenes (que una cosa es ahorrar y otra ser rácana)
En bodas de día, bautizos o comuniones te recomiendo esos favorecedores vestidos negros baratos cortos, pero porque van conmigo (mírate bien si también van contigo). El little black dress o vestido negro de encaje es, desde luego, un plus de elegancia. Con él (sintiéndolo mucho por la homenajeada) vas a ser la reina de la fiesta.

Yo uso mis vestidos negros baratos para fiestas de etiqueta o en encuentros en los que quiero ofrecer una imagen determinada: seriedad, discreción, profesionalidad… o cuando tengo una cita íntima en la que quiero impresionar sin ser atrevida, seducir sin provocar en exceso. En fin, cosas mías. ¿Y tú?
¡VESTIDOS NEGROS BARATOS AL PODER!